El agua, un recurso esencial para la vida y para el futuro

La pandemia nos ha hecho valorar aún más los servicios, los recursos y los profesionales, y nos ha demostrado lo que es esencial para las personas. Sabíamos que, siempre que abriéramos el grifo, tendríamos agua de calidad. Cuando más lo necesitábamos para lavarnos las manos, beber, cocinar, limpiar, trabajar…, el agua estaba completamente garantizada en todos los hogares de Cataluña. La tarea de adaptación a la nueva realidad fue posible gracias al compromiso de un equipo de profesionales del agua por garantizar su suministro. La situación ha evolucionado, pero seguimos contando con la misma certeza: siempre que abrimos el grifo, tenemos agua de calidad.

Por ello, el 22 de marzo celebramos el Día Mundial del Agua, instaurado por Naciones Unidas, que este año quiere destacar el valor del agua y que busca conocer el significado que este elemento tiene para cada uno de nosotros a fin de ayudar a generar conciencia al respecto. El agua ha sido, es y será un recurso indispensable para la vida.

Retos para la gestión de los recursos hídricos

La escasez de este recurso, la emergencia climática y sus efectos ya eran algunos de los retos globales a los que nos enfrentábamos antes de la pandemia. La disponibilidad de los recursos hídricos está amenazada por el cambio climático y sus efectos son cada vez más devastadores. Lo vivimos con el Gloria y la DANA en nuestros municipios. Asimismo, en 2050 la población mundial superará los 10.000 millones de personas y la demanda mundial de agua aumentará entre un 20 y un 30 %. Por lo tanto, garantizar el suministro de agua para todo el mundo se convierte en una de las grandes prioridades globales.

Ahora, a los retos ya existentes previa pandemia, se han añadido y agudizado los retos sanitarios, económicos y sociales. Ante las dificultades y las desigualdades, Agbar, como compañía gestora de servicios medioambientales que garantiza el abastecimiento de agua a más de un millón de hogares, empresas y administraciones, ha estado a su lado para garantizar el suministro de agua y ayudar a las personas en situación de vulnerabilidad. Esta es una de las maneras en qué la compañía ha demostrado, una vez más, que es un actor destacado para concretar respuestas en momentos de incertidumbre.

Pioneros en la detección del virus

Otra de estas respuestas ha sido el desarrollo de la solución COVID-19 City Sentinel, una herramienta de vigilancia epidemiológica para identificar de forma temprana la presencia del SARS-CoV-2 en las aguas residuales, monitorizar su evolución y adoptar medidas efectivas inmediatas para anticiparnos a los rebrotes.

Esta solución innovadora, elegida por el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y el Ministerio de Sanidad como herramienta para la vigilancia microbiológica, ya está implementada en más de 100 municipios de España y realiza el seguimiento a más de 13 millones de habitantes.

El compromiso de Agbar va más allá del trabajo diario de suministro y saneamiento de agua. Ahora hay que abordar los retos planteados y aportar soluciones que permitan alcanzar una recuperación económica y social de forma sostenible. Y el agua es un elemento esencial de esta recuperación.

El agua impulsa la recuperación

Los fondos europeos Next Generation EU son la herramienta que hará posible esta recuperación, un instrumento para contribuir a reparar los efectos económicos y sociales derivados de la pandemia. En el marco de estos fondos, se impulsan proyectos que se fundamentan en la innovación, la digitalización y la transición ecológica, ámbitos en los que Agbar tiene mucho que aportar. El objetivo es ser más sostenibles y resilientes ante las amenazas presentes y futuras.

En España, el sector del agua genera un empleo de calidad de más de 40.000 puestos de trabajo de forma directa y de 60.000 puestos de trabajo indirectos. Tenemos la oportunidad de contribuir a seguir generando un empleo de calidad a través de inversiones transformadoras en nuestro territorio que se basen en los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU y que tengan la mirada puesta en la Agenda 2030.

La colaboración público-privada es esencial para desarrollar estos proyectos. Las alianzas entre empresas y administraciones deben ser el motor de esta reconstrucción para movilizar los recursos necesarios y ejecutar las inversiones sostenibles que permitirán seguir creando empleo de calidad y generando actividad económica. Un ejemplo es la transformación de las instalaciones de agua en ecofactorías, que permitirán aplicar la economía circular al ciclo del agua de nuestras ciudades y hacer un uso eficiente de los recursos.

Con la mirada puesta en el futuro, Agbar no solo plantea proyectos para la gestión del agua, sino que también propone establecer un pacto social que se constituya municipio a municipio y que cuente con la colaboración de administraciones, empresas y entidades. Estas alianzas deben llevar a concretar propuestas locales basadas en la solidaridad, el empleo de calidad y una reconstrucción verde e inclusiva.

En el Día Mundial del Agua, ponemos el foco en el valor de este recurso escaso, pero esencial para nuestra vida y nuestro futuro. El agua es sostenibilidad, innovación, bienestar social, salud, empleo de calidad, resiliencia, educación, agricultura, industria, biodiversidad y colaboración. Cuidémosla para garantizar un presente de oportunidades y un futuro sostenible, inclusivo y solidario.